LÓGICAS DEL AQUÍ

En el entorno naturalmente discontinuo y contingente de Canarias, Los Encuentros Denkbilder se despliegan como un laboratorio de trabajo semi-permanente e inclusivo que busca inyectar continuidad al tiempo que disciplinar la periodicidad con la que se llevan a efecto encuentros de pulso crítico en torno a temáticas que afectan tanto en, como desde el tejido local de Canarias, a partir de su confrontación con interlocutores exteriores.

Celebrándose estacionalmente dos veces al año, cada verano e invierno, las ediciones articulan un programa completo de discusiones tematizadas que constan tanto de workshops con artistas, curadores y críticos de Canarias, como encuentros abiertos al público, mesas de trabajo, conversaciones y visitas a estudios de autores locales, adaptando los programas a la especificidad de cada edición.

A medio camino entre la herramienta cognitiva simbólica y el trabajo de campo específico y singularizado (en el que llevar a efecto propuestas derivativas de investigación de la imagen), Los Encuentros Denkbilder  persiguen dotar de un espacio fenomenológico e interpersonal a los cuerpos de debate y pensamiento, mostrando un especial interés por alimentar el flujo crítico que sustenta el tejido local y, fundamentalmente, a los agentes que actúan en este ámbito.

 

GRUPO DE TRABAJO
La discusión sistemática sobre la transformación y el futuro de los museos como espacios potenciales para revisar las nuevas relaciones entre individuos, materiales, ideas y comunidades en el siglo XXI, ha revelado una incómoda realidad: la dificultad de situar la producción artística y científica en un contexto de estudio que ya no se rige por los ordenamientos históricos tradicionales. La certeza posthistórica (el convencimiento de que vivimos en un campo donde la memoria, la imaginación y la proyección futura se entrelazan con condicionamientos neoliberales y narrativas subrogadas a intereses corporativos) ha hecho que el museo se pregunte abiertamente sobre lo nuevo, y sobre la capacidad que pueda tener la tiranía de la novedad (y todo lo relativo a ella) para proveer recursos transformadores que puedan ser testados en el museo.
El arte liberado de la historia del arte, como el museo liberado de su tradición institucional. Un lugar fuera del tiempo que, como cumpliendo la promesa de las primeras vanguardias históricas, puede ahora sostener prácticas corporativas alienantes, o bien facilitar la imaginación radical de lo que aún es posible para tantear nuevas opciones colectivas y formas de ordenación social. Abordar, junto a Boris Groys, parte de estos nuevos planteamientos institucionales, permitirá conocer las paradojas del papel actual del museo y las tensiones de sus políticas de programación. ¿Cómo medir la incidencia de ciertas prácticas museales dentro del espacio social? ¿Es la liberación de la Historia una fórmula de reconocer nuevos entendimientos críticos para nuestras experiencias y narraciones colectivas? ¿Puede la memoria disruptiva sustituir plenamente a la Historia normativa?
MUSEO X

Los Encuentros Denkbilder presuponen la existencia de un interior y un exterior insular abiertamente marcados (tanto como lo están el ‘dentro y fuera de campo’ en la toma final de una imagen). Solo pensando las fisuras constitutivas de la geografía relacional de la Isla es posible salvar la distancia y trabajar en favor de un compromiso comunitario estable.

Los Encuentros Denkbilder permiten abrir la posibilidad de una estructura que piense una institucionalidad alternativa, amarrada a las condiciones de crisis económica y de lo social, y que, a un tiempo, no deja por ello de lanzarse hacia postulados de producción y visibilidad global.

Consituyen, desde esta perspectiva, el núcleo de la programación de un hipotético Museo X, donde ‘X’ es la incógnita abstracta a despejar y al mismo tiempo la señal que marca la ubicación concreta de un lugar sobre el mapa. De algún modo integrado, Los Encuentros Denkbilder operan simultáneamente sobre el territorio y su cartografía.

No se trata de acceder al debate internacional desde la isla, con la participación de líderes de opinión incontestables, sino de habilitar un marcador discursivo propio complementario e interdependiente de la especificidad local.

MATERIALES COMUNES (LAB)

POR INVITACIÓN

Instituto Cabrera Pinto, La Laguna

VIERNES 4 DE AGOSTO, 11h00

 —

Materiales Comunes (Lab) es una estación de trabajo a medio camino entre la revisión de portfolios, la puesta en común y las tutorías recíprocas que se lleva a cabo a puerta cerrada y por invitación, junto a artistas locales y participantes de Los Encuentros Denkbilder.

 

WORKSHOP

Museo de la Naturaleza y el Hombre

Jueves 13 de agosto, 11h00

Boris Groys

Solicitud de matrícula gratuita a partir del 14 de julio, enviando nombre y DNI a encuentros@denkbilder.org

CONVERSACIÓN PÚBLICA

ENTRADA LIBRE

Museo de la Naturaleza y el Hombre, Patio de las Palmeras

Miércoles 2 de agosto, 20h30

Boris Groys en conversación con Roc Laseca
Nacido en Berlin en 1947, Boris Groys es uno de los filósofos más influyentes en el ámbito artístico contemporáneo y la discusión institucional actual. Reconocido internacionalmente por sus investigaciones sobre el arte de vanguardia del siglo XX y los medios de comunicación contemporáneos, es en la actualidad Profesor de Nuevos Medios en la Universidad de Artes y Diseño de Karlsruhe y Global Distinguished Professor de la New York University. Estudió filosofía y matemáticas en la Universidad de Leningrado. Miembro activo de los círculos no oficiales de intelectuales y artistas de Moscú y Leningrado bajo el régimen soviético, emigró a Alemania, donde se doctoró en filosofía en la Universidad de Münster. Desde entonces, desarrolló una intensa vida académica en diversas universidades europeas y americanas, mientras publicaba algunos de los libros que se convertirían rápidamente en textos de referencia internacional, entre los que destacan Sobre lo nuevo: ensayo de una economía cultural (2014), Bajo sospecha, una fenomenología de los medios (2008) y Obra de Arte Total Stalin (1993). Su estrecho trabajo con los museos, lo ha llevado tanto a curar exposiciones y a explorar los límites institucionales
¿QUÉ HACER CON 'IDEE'?

“Denkbilder”, traducido como pensar las imágenes / imágenes que piensan, aparece a modo de estructura de narración aforística en la escritura de Walter Benjamin a partir de 1923, como una consecuencia directa de vincular la especulación y el imaginario (o la especulación del imaginario) a raíz de la influencia que ejerce el estudio del drama barroco en el autor.

Según Adorno, la palabra se incorpora al habla de la época para sustituir Idee, desgastada por el uso y carente de contenido. Precisamente, Denkbilder media entre la imagen visual, la palabra y la metáfora, limitando los códigos retóricos y constituyéndose como una “antiforma” llena de potencial discursivo.

Entendido desde esa cultivación del contenido, Los Encuentros Denkbilder buscan abrir un espacio gnóstico, heterogéneo y transversal que capacite una investigación desprendida y productiva desde la comunidad, favoreciendo un campo crítico y propositivo para pensar una nueva institucionalidad.

 

RECUPERACIÓN Y CORRIENTE ALTERNA

Las formas de cada edición, por su orientación exclusivamente cognitiva y relacional, tienen la particularidad de que no pueden ser cooptadas. A diferencia de la mayor parte de los ejercicios formalizados en el universo de la práctica del arte contemporáneo (que alcanza en el formato expositivo y coleccionista su grado normativo), los encuentros son difíciles de asir y de arrogarse en productos de las ingenierias del consenso que se extienden a escala planetaria. Su propósito es el de describir los cimientos de una nueva institucionalidad de corriente alterna que, como el pulso eléctrico discontinuo, permita emitir pulsaciones regulares e intermitentes con las que alimentar y erosionar la mismo tiempo el statu quo del entorno.

Los Encuentros Denkbilder recuperan así la energía de, entre otros, el proyecto original para la creación de un programa de residencias de invierno y debates comunitarios para artistas internacionales que diseñaron Eduardo Westerdahl y Alberto Sartoris a principios de la década de 1950, y que llegó a formalizarse con voluntad institucional en un acuerdo con el Cabildo Insular en 1964.